Arkham City: un Asylum más grande

¡Buenas, paderos y paderas! Para mi primer post en este mundo del bloguismo videojueguil, he decidido hablaros del que personalmente considero el mejor juego al que he podido echar mano este año. Estoy hablando de nuestro protector nocturno, de la pesadilla de los más malos malosos, del detective encapuchado. Por supuesto, me refiero al Caballero Oscuro y a su última andadura por nuestras consolas y PCeses, “Batman: Arkham City”.

Hace casi un año, tras el estío del pasado 2011, DC Entertainment y Warnes Bros. Games lanzaban al mercado la secuela del anterior bombazo de Rocksteady Studios, Batman: Arkham Asylum.  “City” es un digno sucesor que, desde la base del primer juego, lo hace todo un poco más grande. Podría aburriros con una chapa llena de mis palabros raros, pero seguramente ya habréis podido leer muchos análisis por ahí con información detallada. Así que tan sólo os voy contar mi experiencia personal a los mandos de la versión 360.

En cuanto insertas el disco y se carga el juego todo son buenas sensaciones. La mezcla de una banda sonora que pone los pelos de punta con unos gráficos de aupa el Erandio, da como resultado un brebaje mágico cuyos efectos son unas ganas locas de  repartir palos a diestro y siniestro en la versión ampliada de la prisión de Gotham. Arkham se había quedado pequeña, por lo que esta vez han montado una cárcel en mitad la ciudad, regalándonos un mapeado abierto, rollo sandbox. Hay que decir que no es un San Andreas, pero se agradece que en esta ocasión tengamos un poco más que ver y disfrutar en la piel de nuestro alado amigo.

Sigue leyendo