Brothers es la vida

brothers_a_tale_of_two_sons

Mi aitite Tomás, mi abuelo por parte materna, era un hombre muy creativo. Guardaba montones de historias en su cabeza aunque, por si acaso, también tenía el superpoder de inventarlas.Uno de los recuerdos más tiernos que guardo de él son aquellas sesiones interminables de “cuentos raros” que el hombre improvisaba sobre la marcha, on (my) demand, cogiendo elementos de otros cuentos, del medio millón de libros que había leído o de alguna película. Siempre, claro, que no le pillara con el pie torcido e insistiera en contarme el cuento de María Sarmiento…

Sigue leyendo

Anuncios

Pseudo-análisis: DeadLight

Deadlight - Análisis - ConUnPad

Ay los zombies… esas personitas a medio pudrir que vagan por el mundo, generalmente en masa, buscando sabrosos cerebros y otras partes blandas de tu cuerpo (seguramente esas en las que estás pensando ahora también, pirata)… qué majos son. Bueno, en realidad no. Si soy sincero, el tema zombies ni me va ni me viene. Y quien dice zombies, dice sombras (como aquí los llaman), infectados, muertos vivientes, jubilados tras lo gratis, o la fiesta que toque.

Y es que, lejos de producirme algún tipo de cosquillita friki en la tripa, la presencia de estos “carismáticos” elementos de la cultura pop en Deadlight me resultaba totalmente indiferente hasta que comencé a jugarlo. Lo que sí me llamaba un poco más la atención era la presentación del juego, con personajes a contraluz (una elección de todo menos aleatoria) en los detallados escenarios de un postapocalipsis Z ochentero y, sobre todo, que fuera un producto con cierto sabor añejo, por aquello de que la acción se desarrolla en 2 dimensiones.

Sigue leyendo

Octopus City Blues: una aventura surrealista sobre todo y nada

octopus city blues

Octopus City Blues es un curioso proyecto de estética retro que agradecerá tu amor en Kickstarter. Sí, otra vez vengo con una campaña de crowdfunding para un juego. En mi defensa diré que sus responsables plantearon un mínimo para su financiación bastante bajo y que, de hecho, a día de hoy ya se ha alcanzado. Nada de pájaros y flores como en aquél infame TBT. Pero, ¿de qué va esta cosa?

Sigue leyendo