Brothers es la vida

brothers_a_tale_of_two_sons

Mi aitite Tomás, mi abuelo por parte materna, era un hombre muy creativo. Guardaba montones de historias en su cabeza aunque, por si acaso, también tenía el superpoder de inventarlas.Uno de los recuerdos más tiernos que guardo de él son aquellas sesiones interminables de “cuentos raros” que el hombre improvisaba sobre la marcha, on (my) demand, cogiendo elementos de otros cuentos, del medio millón de libros que había leído o de alguna película. Siempre, claro, que no le pillara con el pie torcido e insistiera en contarme el cuento de María Sarmiento…

Sigue leyendo

Anuncios

Pseudo-análisis: DeadLight

Deadlight - Análisis - ConUnPad

Ay los zombies… esas personitas a medio pudrir que vagan por el mundo, generalmente en masa, buscando sabrosos cerebros y otras partes blandas de tu cuerpo (seguramente esas en las que estás pensando ahora también, pirata)… qué majos son. Bueno, en realidad no. Si soy sincero, el tema zombies ni me va ni me viene. Y quien dice zombies, dice sombras (como aquí los llaman), infectados, muertos vivientes, jubilados tras lo gratis, o la fiesta que toque.

Y es que, lejos de producirme algún tipo de cosquillita friki en la tripa, la presencia de estos “carismáticos” elementos de la cultura pop en Deadlight me resultaba totalmente indiferente hasta que comencé a jugarlo. Lo que sí me llamaba un poco más la atención era la presentación del juego, con personajes a contraluz (una elección de todo menos aleatoria) en los detallados escenarios de un postapocalipsis Z ochentero y, sobre todo, que fuera un producto con cierto sabor añejo, por aquello de que la acción se desarrolla en 2 dimensiones.

Sigue leyendo

Pseudo-análisis: Tomb Raider Anniversary

tomb raider anniversary 01 - con un pad

Cuando pienso en remakes, me cuesta posicionarme. En una esquina del ring, tenemos a los puristas retrotalibanes defendiendo la incorruptibilidad del original, aunque haya envejecido peor que un fumador de opio tirado al sol. Al otro, los renovadores graficoputillers, que entonan cánticos del palo “lo nuevo siempre es mejor”. Y ahí, en medio, estamos los indecisos a quienes no nos va la vida en ninguna de las dos causas… porque no parece malo actualizar o darle una pequeña vuelta de tuerca a una buena obra del pasado (que ahí seguirá para que la juguemos en su versión primitiva), salvo cuando a  SEGA se le ocurre replantear poligoneramente sus arcade clásicos, uniendo a renovadores, conservadores y neutrales en un mismo grito de dolor.

Con Tomb Raider tenía mis dudas. Al fin y al cabo, el título de Core Design me arrancó muchas sonrisas en la adolescencia. Sus señas de identidad: exploración, puzles, plataformas que requerían una precisión absurdamente milimétrica, acción esporádica, controles para los que te faltaban dedos y aquella tensa calma, con la certeza de que podía sorprenderte en cualquier momento. Probablemente fue el primer juego doméstico de la “era 3D” que disfruté de verdad.

Sigue leyendo

Pseudo-análisis: Kingdoms of Amalur

análisis-kingdoms-of-amalur

Cada gamer tiene su personalísima forma de alimentar internamente el hype ante el anuncio de un juego. Me gustan los RPG y Amalur significa “Madre Tierra” en Euskera. Sólo por esos dos detalles, Kingdoms of Amalur – Reckoning ya me había robado un pedacito de corazón. Soy así de simple. En segundo plano estaban las primeras imágentes o el esfuerzo de los medios videojueguiles por destacar el Dream Team que había firmado el proyecto: Todd McFarlane, anticipando un diseño artístico de categoría, R. A. Salvatore, a cargo del guión, y Ken Rolston, con su saber hacer como game designer en Morrowind y Oblivion. Así que lo compré en la primera bajada de precio (unos 20 euros) que tuvo en la tienda inglesa online de turno.

Sigue leyendo

Sonic Generations: dos puercoespines y un destino

sonic-generations-conunpad

Cuando entra en juego el factor nostalgia, su influencia cala, tu criterio se nubla. La nostalgia te tira del brazo, te sonríe, huele bien. Es optimista, se emociona con cualquier cosa… aunque también es exigente, caprichosa, cambia de humor con facilidad y se pilla berrinches gratuitos de vez en cuando.

Después de “terminar” Sonic Generations en su versión de XBOX360 (supuestamente la misma que en PC, PSP y PS3), no tengo ni puñetera idea de si es realmente un buen juego o no. No lo sé. Cada vez que me lo planteo, discuto conmigo mismo. Y sí, me he tomado la pastilla. Soy muy consciente de que el motivo es ese factor nostalgia.

Sigue leyendo