Siempre nos quedará París… George

París en Otoño, los últimos meses del año y el final del milenio. Tengo muchos recuerdos de la ciudad. Los cafés, la música, el amor… y la muerte

Cuando El Código DaVinci de Dan Brown empezó a arrasar en las listas de libros más vendidos, allá por los dosmiles, me llamó la atención su argumento. Se parecía mucho a una historia que había vivido años atrás en mi PC. Quizás te pasó lo mismo. La obra de Brown guarda similitudes con muchos productos culturales previos, pero recuerda especialmente a un videojuego: Broken Sword, aventura gráfica de la segunda mitad de los 90 que defendía de forma muy digna un género cuya popularidad empezaba a caer, mientras la fiebre de lo que entonces llamábamos 3D subía como la espuma. En las siguientes líneas te voy a contar, sencillamente, por qué es uno de los juegos de mi vida.

Sigue leyendo

Anuncios