Brothers es la vida

brothers_a_tale_of_two_sons

Mi aitite Tomás, mi abuelo por parte materna, era un hombre muy creativo. Guardaba montones de historias en su cabeza aunque, por si acaso, también tenía el superpoder de inventarlas.Uno de los recuerdos más tiernos que guardo de él son aquellas sesiones interminables de “cuentos raros” que el hombre improvisaba sobre la marcha, on (my) demand, cogiendo elementos de otros cuentos, del medio millón de libros que había leído o de alguna película. Siempre, claro, que no le pillara con el pie torcido e insistiera en contarme el cuento de María Sarmiento…

Dentro su  repertorio, mi “género” preferido era la aventura, así que muchos de los relatos versaban sobre viajes fantásticos, llenos de épica a pequeña o gran escala, con criatura mágica incluída… como un gigante, un grifo o el siempre socorrido dragón de número random de cabezas, un hit. Aquellas historias tenían la particularidad de enredarse un poco más de lo que suelen hacerlo los “cuentos de niños”, aunque sostenían muy bien el ritmo. Supongo que por eso me gustaban tanto. Mi abuelo ya dominaba la fórmula narrativa que triunfa hoy día en la literatura infantil cuando JK Rowling estaba en el instituto. Si lo llegamos a saber, nos forramos. O no.

Cuando me puse a los mandos de Brothers – A Tale Of Two Sons, me vinieron a la mente los cuentos de mi aitite Tomás. Había tenido una sensación parecida varias veces antes. Cuando vi Willow o, más adelante, al leer El Hobbit. También con algunos RPGs de mi adolescencia. Sin embargo, a medida que avanzaba en esta aventura, fui siendo cada vez más consciente de que Brothers va una docena de pasos más allá. Me ha regalado algo que ni mis ojos de niño, ni las infinitas ganas del yayo contando aventuras tejidas al vuelo, ni la ambientación literaria o cinematográfica, ni la interactividad y la progresión de los videojuegos roleros podrían conseguir: VIVIR la aventura.

Note el lector o lectora cómo se me llena la boca con esta última frase. Vivir la aventura. Así, tal cual. Lo dice un tío que lleva 20 años subiendo niveles mientras desgrana intrincados argumentos llenos de giros argumentales (por centrarme en videojuegos, de novelas no voy a hablar). Pero ¿qué hace especial a Brothers?

brothers_cuerda

Para empezar, el control. Brothers es un cooperativo para dos jugadores: tu mano izquierda y tu mano derecha. Manejamos a dos hermanos, que se dirigen con cada uno de los sticks analógicos y un solo botón de acción por protagonista: el correspondiente gatillo. Punto. Pese a que pueda parecer simple, este esquema resuelve con soltura cualquier interacción con entorno y personajes, además de suponer un pequeño reto constante de coordinación. Las mecánicas sorprenden tanto en cantidad como por lo naturales que resultan una vez estás metido en el juego. En cualquier caso, lo más importante es sentir de verdad que llevamos a dos personajes a la vez, dos personajes autónomos pero dependientes el uno del otro, que necesitan colaborar para superar los obstáculos. Tú que eres el mayor, aúpame a ese borde… tú que eres el pequeño, cuélate por esos barrotes… Vamos a mover juntos esta pieza… Yo te llevo a hombros para cruzar este río…

El otro gran argumento de este juego es la narrativa. Cosa que, dicho sea de paso, va de la mano con esa forma de jugar descrita más arriba.

La aventura arranca con la fatal enfermedad que contrae misteriosa y repentinamente el padre de nuestros protagonistas. Circunstancia, por cierto, que le tendrá postrado sobre una triste mesa de madera mientras el médico local lo observa con preocupación (la crisis en la sanidad es un puto drama). Brothers se plantea, en un principio, como el clásico “deja tu pueblo atrás, rumbo a una tierra lejana donde encontrarás el árbol de la vida”, del que (en este caso) brota la prodimágica medicina. Lo maravilloso es cómo a partir de este cliché se construye una historia sobre la vida, sobre el paso a la madurez o sobre la familia, entre otras cosas.

Seguramente el asunto cambia todavía un poco más si explicamos, por ejemplo, que todo esto te lo cuentan sin una sóla línea de texto, a través de unos personajes que hablan en un idioma ininteligible. Otra “simplificación” que el juego usa como recurso para centrarnos en lo importante, distraernos lo justo. ¿Quién ha dicho que necesitamos cincuenta páginas de diálogos vacíos, genéricos, para sentirnos parte de la historia?. Lo que necesitamos es que, de verdad,  nos hagan partícipes de lo que sucede en ella.

brothers_a_tale_of_two_sons_gigante

Y eso es lo que hace Brothers, A Tale Of Two Sons. A pesar de que se nos lleve por un camino impepinablemente estrecho, definido, maquillado con maestría a base de una ambientación y un diseño de niveles sobresaliente, aunque un pasillo al fin y al cabo. No vamos a cambiar su historia. Brothers ya está escrito. PERO eso no nos convertirá en meros espectadores. Al contrario, vamos a implicarnos en situaciones que otros títulos, incluso aquellos que mejor hilan la narración sin abusar de secuencias animadas, jamás nos permitirían tomar parte mediante mecánicas de juego.

Brothers fue una de las sorpresas de 2013 por todos esos motivos. Como dice Killy en su artículo de El Pixel Ilustre, si no lo has jugado debes dejar todo lo que tengas entre manos y ponerte a ello. Tiene un gameplay divertido, extrañamente coherente, distinto… pero, por encima de todo, te va a hacer sentir que estás dentro de él y te va a llegar al corazón. Es el cuento que ni voy a ser capaz de contarle a mis nietos, ni quiero hacerlo.

Juégalo y crece.

Anuncios

Acerca de notelies

Exinformático, economista, analista de procesos, marketer, social media something, samurai SAS, podcaster… Pixelado. Salto del traje y corbata a las vans y las camisetas de gatetes Jedi con habilidad asombrosa. Cinéfilo, melómano y gamer desde que tengo uso de razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s