Pseudo-análisis: Tomb Raider Anniversary

tomb raider anniversary 01 - con un pad

Cuando pienso en remakes, me cuesta posicionarme. En una esquina del ring, tenemos a los puristas retrotalibanes defendiendo la incorruptibilidad del original, aunque haya envejecido peor que un fumador de opio tirado al sol. Al otro, los renovadores graficoputillers, que entonan cánticos del palo “lo nuevo siempre es mejor”. Y ahí, en medio, estamos los indecisos a quienes no nos va la vida en ninguna de las dos causas… porque no parece malo actualizar o darle una pequeña vuelta de tuerca a una buena obra del pasado (que ahí seguirá para que la juguemos en su versión primitiva), salvo cuando a  SEGA se le ocurre replantear poligoneramente sus arcade clásicos, uniendo a renovadores, conservadores y neutrales en un mismo grito de dolor.

Con Tomb Raider tenía mis dudas. Al fin y al cabo, el título de Core Design me arrancó muchas sonrisas en la adolescencia. Sus señas de identidad: exploración, puzles, plataformas que requerían una precisión absurdamente milimétrica, acción esporádica, controles para los que te faltaban dedos y aquella tensa calma, con la certeza de que podía sorprenderte en cualquier momento. Probablemente fue el primer juego doméstico de la “era 3D” que disfruté de verdad.

Tomb Raider Anniversary no es Tomb Raider con mejores gráficos. No te culpo si te has formado esa opinión mirando alguna captura, pero no. ¿Es eso malo? Tampoco.

La reinterpretación que hace Crystal Dynamics tiene algunos puntos muy interesantes, como saltos (y algunas otras físicas) un poquito más “realistas” (introduzca aquí alguna comilla extra) o que el control se haya “renovado” para acercarse (según cuentan por ahí) al de entregas más cercanas a este “remake”, con gancho incluído. Quienes nos quedamos en el primer par de títulos de la saga (uno de los target claros del juego), echaremos de menos los brincos de metro y medio en vertical o el salto del Ángel, por citar unos ejemplos rápidos. A cambio, todo resulta más dinámico. Llamadme infiel, pero no sólo los pechotes piramidales envejecen mal: hay aspectos jugables de aquella época (véase la precisión llevada al absurdo) que, en el contexto actual, son un “no, joder, no”. Punto.

En cuanto a los escenarios y el desarrollo de la aventura, la sensación que me ha invadido durante toda la partida ha sido la de, “ah sí… me acuerdo de esto… pero…”. Los mapas, los mecanismos, los enigmas… son muy parecidos (a veces casi idénticos), aunque a menudo Anniversary opta por “hacerlo a su manera”, bien adaptando la acción a la nueva-vieja-Lara o menos bien con alguna “innovación” sin interés. Mención especial merece la escena del Tiranosaurio. Dediquémosle un poco más de espacio a este sacrilegio…

tomb raider anniversary 02 T-Rex - con un pad

No hay nada como tratar de compensar unos infames QTE con dos segundos de epicidad épica…

El primer Tomb Raider nos regaló una de las situaciones más épicas de la historia del videojuego cuando, en nuestra búsqueda de bisutería milenaria, llegamos a un espacio amplio y verde que el equipo de desarrollo bautizó con el uber-original nombre de “El Valle Perdido”. Tras el susto de muerte protagonizado por unos velocirraptores (celebrities dinosáuricas since 1993), vemos acercarse desde el fondo de la pantalla nada más y nada menos que un T-Rex (con su majestuosa cabeza y sus manitas de mierda). Un enemigo que podemos derrotar (o no) a base de habilidad, paciencia, munición y/o un poquito de lógica. En Anniversary, la escena, mucho más “cinematográfica”, se mancilla por duplicado con una secuencia de sucios quick time events, tras la que debemos enfrentarnos obligatoriamente al bichaco y, además, en un espacio bien acotado, sin libertad de movimiento, no vaya a ser que ideemos alguna estrategia más ingeniosa o divertida que la propuesta… Herejía.

En lo visual, que es lo que suele motivar estos remakes, se actualiza a uno de esos limbos mágicos entre el “quiero ser realista” y el “quiero ser cartoon” que caracterizó a tantos juegos del puente generacional entre  PS2/XBOX y PS3/360. La elección probablemente lo haga envejecer con cierta dignidad. A casi 8 años de su lanzamiento (que se dice pronto), lejos del obsceno lujo gráfico que luce el reciente reboot de la Croft, Anniversary me resulta bastante agradable de ver.

tomb raider anniversary 03 - Escena de Amor

una bonita escena de amor

Puede que no sorprenda como hizo aquella primera aventura de la era Saturn-Playstation o que cometa algún pecado más o menos perdonable, pero recupera la esencia del Tomb Raider original, es entretenido y se siente bastante clásico en comparación con la mayoría de lo que puebla los catálogos actuales de consola (al menos los de las “grandes compañías”). Argumentos suficientes como para satisfacer a los y las gamers que quieren recordar viejos tiempos (sin amargar su nostalgia rejugando un título “3D” de mediados de los 90) o a quienes, sencillamente, no necesitan otro shooter en tercera persona.

Lo probé unas horas en 2009 en PS2 y lo he terminado hace poquito en Steam, versión que te recomiendo. También puedes encontrarlo sin demasiada dificultad, junto a Legend y Underworld, en las ediciones Collection/Trilogy de 360 y PS3 respectivamente, por un puñado de lerus.

Anuncios

Acerca de notelies

Exinformático, economista, analista de procesos, marketer, social media something, samurai SAS, podcaster… Pixelado. Salto del traje y corbata a las vans y las camisetas de gatetes Jedi con habilidad asombrosa. Cinéfilo, melómano y gamer desde que tengo uso de razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s