Sonic Generations: dos puercoespines y un destino

sonic-generations-conunpad

Cuando entra en juego el factor nostalgia, su influencia cala, tu criterio se nubla. La nostalgia te tira del brazo, te sonríe, huele bien. Es optimista, se emociona con cualquier cosa… aunque también es exigente, caprichosa, cambia de humor con facilidad y se pilla berrinches gratuitos de vez en cuando.

Después de “terminar” Sonic Generations en su versión de XBOX360 (supuestamente la misma que en PC, PSP y PS3), no tengo ni puñetera idea de si es realmente un buen juego o no. No lo sé. Cada vez que me lo planteo, discuto conmigo mismo. Y sí, me he tomado la pastilla. Soy muy consciente de que el motivo es ese factor nostalgia.

SEGA justificó el lanzamiento del título con el 20 aniversario de su maltratada mascota azul, otrora superestrella del mundo videojueguil, hoy día con olor a fritanga nivel churrería de feria. En realidad, Generations es precisamente un refrito, un revoltijo de los juegos del erizo que han ido apareciendo durante todos estos años. La excusa argumental: un encuentro intertemporal entre el Sonic clásico y mudo de la era Mega Drive (2D) y el Sonic estirado, bocachancla y manganime de los 32 bits en adelante. Juntos deberán enfrentarse a un enemigo “desconocido” (guiño-guiño) que amenaza con plegar el Universo y crear una paradoja espacio-tiempo como la que anunciaba Doc en Regreso al Futuro. Drama.

Sí, las pirañas , en 3D, apestan como las 2D de toda la vida

Sí, las pirañas en 3D apestan como las 2D de toda la vida

La estructura del juego lo forman una serie de zonas, inspiradas en las distintas entregas que componen la “saga” Sonic, organizadas todas ellas en dos “actos”:

Los actos 1 son los clásicos, con gameplay plataformero (pseudo)dosdé de toda la vida. Aunque les falta un “algo” para tocarme la fibra, la verdad es que sí tienen ese resabor del Sonic de los 90. Ahí están el ataque giratorio, la amplitud “a lo alto” de las pantallas, los loopings y una velocidad muy loca en ciertos momentos.

Los actos 2 son otra cosa. Están traídos de la colección de infames correpasillos y deslizabarandillas supersónicos en que se ha convertido la franquicia a partir de que sucumbiera a la fiebre poligonera poligonal. En tercera persona y vista trasera, con momentos puntuales 2D o 2.5D.

Intercalar ese tipo de niveles con los clásicos me ha resultado una fórmula variada, más entretenida de lo que esperaba… pero al final he acabado pidiendo la hora. De hecho, algunos actos “modernos” me parecen insufribles, en especial cuando se reduce la velocidad, dejando una combinación control-cámara que me hizo maldecir en un par de idiomas antiguos.

sonic generations 02 (skidrowgames)

si te estás preguntando qué hace un camión por la pared de un edificio… reflexiona primero sobre el erizo azul con zapatillas rojas y calcetos blancos que corre delante suyo

Además, podremos “enfrentarnos” a “retos” de velocidad, recogida de items, etc. (bluf) que desbloquean habilidades especiales (bluf) o “coleccionables” (música, arte conceptual u otras castañas varias) y, muy importante, las llaves para acceder a la batallas con los jefes. Como curiosidad, en lugar de utilizar un menú clásico de selección de niveles, tendremos que desplazar al personaje por un entorno plataformero 2D, con sus rampas, muelles y toda la pesca.

El problema que veo en Sonic Generations es que acaba tirando más hacia lo moderno. Sega (antaño SEEEEGAAAA) nos lo vende como un homenaje, un punto de encuentro entre los jugadores con barba y los jugadores sin pelos en la entrepierna… pero a medida que avanza, parece que la intención real del juego con los veteranos sea vendernos el nuevo Sonic, uno alto, de ojos azules, que ni rueda por el suelo ni na de na.

No termino de entender qué se pretende con gracietas como las CGs, que darán vergüenza ajena a cualquier niño por encima de los 8 años. Si al menos compensaran ese aire gilipollesco de los videos haciendo que, no sé, Tails desaparezca en un agujero negro… amén de otras gilipolleces idiomáticas como que en el juego se hable de “rings” y “emeralds” aun hablando en castellano.

Por lo demás, el apartado técnico es muy correcto. Ya sabéis: colorines, velocidad, diseños más o menos decentes… Y una música que recoge de forma digna la historia sonora de la franquicia.

No sé si es la nostalgia o soy yo. A lo mejor ya no tengo edad para hipnotizarme con un Sonic… Me cuesta emitir un veredicto claro y, sinceramente, no me han quedado ganas de rejugarlo. De todas formas, aun no siendo el Sonic de mi adolescencia, reconozco que Generations me entretuvo durante unos días. Por los menos de 15 lerus que debería costar en tienda ahora, creo que es una opción más que aceptable para visitar un género al que, con la excepción de esa genialidad que es Rayman Origins, no le dan amor en el “circuito comercial”.

Anuncios

Acerca de notelies

Exinformático, economista, analista de procesos, marketer, social media something, samurai SAS, podcaster… Pixelado. Salto del traje y corbata a las vans y las camisetas de gatetes Jedi con habilidad asombrosa. Cinéfilo, melómano y gamer desde que tengo uso de razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s