Sonic Generations: dos puercoespines y un destino

sonic-generations-conunpad

Cuando entra en juego el factor nostalgia, su influencia cala, tu criterio se nubla. La nostalgia te tira del brazo, te sonríe, huele bien. Es optimista, se emociona con cualquier cosa… aunque también es exigente, caprichosa, cambia de humor con facilidad y se pilla berrinches gratuitos de vez en cuando.

Después de “terminar” Sonic Generations en su versión de XBOX360 (supuestamente la misma que en PC, PSP y PS3), no tengo ni puñetera idea de si es realmente un buen juego o no. No lo sé. Cada vez que me lo planteo, discuto conmigo mismo. Y sí, me he tomado la pastilla. Soy muy consciente de que el motivo es ese factor nostalgia.

Sigue leyendo