Illusión of Time: con flauta y a lo loco

Muchos de los gamers que rondamos la treintena (y en adelante), recordamos la primera mitad de los 90 como aquella época dorada en la que Super Nintendo comenzó a recibir por estos lares una creciente colección de caramelos jotaerrepegeros.  Los poseedores de una Mega Drive a los que nos interesaba el tema, mirábamos desde la lejanía con cara de gilipollas mientras acariciábamos las cajas del Soleil y el Story Of Thor diciendo “tranquiiilo, tranquiiilo”. Este pseudoartículo va especialmente dedicado a quienes vivisteis aquella época. Con mucho amor, pero sin sexo (que me duele la cabeza).

Illusion of Time (Enix – Quintet) es uno de esos juegos que impulsó el RPG nipón en occidente, sobre todo en Europa, consiguiendo que un montón inmundo de consoleros y consoleras se interesaran por un género que hasta entonces no hubieran tocado ni con un palo. La culpa la tuvieron una calidad sobresaliente (así, en general) y la propia Nintendo que, actuando como distribuidora, la lió muy pero muy petarda. Junto al cartucho, en una caja grandota, se nos obsequiaba con un libro de pistas a todo color del mítico título que, por cierto, fue traducido a los principales idiomas del viejo continente, incluido el castellano. Para un país en que el uso más extendido del inglés era adornar el CV con el mítico “nivel medio” (guat du yu taim?), el impacto fue brudical.

Pulsar boton start juego bonito divierte mucho

Se presentaba como una aventura de acción algo más encorsetada que los errepegés consoleros de entonces, pero con una jugabilidad, apartado técnico y tratamiento de la historia (guionizada a tupper) que se meaba en la oreja de los estándares de la época. Aún así, recibió algunas críticas de los “puristas” del rollo “no mola porque no se sube de niveles…”, “jopetas, tengo que matar a todos los enemigos…” o “es super lineal de la muerte”. De hecho, hay cierto debate alrededor de si IOT se puede considerar un JRPG o simplemente un Zelda más. A mi plin.

Pero, ¿de qué va esta cosa? IOT nos pone en la piel de Will, hijo de un aclamado explorador que se fue a comprar tabaco a la Torre De Babel y todavía no ha vuelto. Se supone que el chaval también estuvo en aquél viaje, aunque no recuerda lo sucedido (como era de esperar). Capaz de mover objetos con su mente desde entonces, será elegido por Gaia, guardiana de la vida (o más) para salvar su mundo del “Cometa del Caos”, que amenaza con destruirlo convirtiendo toda existencia en monstruos, monstruas y otras cosas la mar de malosas. La aventura nos llevará a una serie de lugares místicos que hacen referencia a antiguas civilizaciones de nuestra historia.

Illusion of Time Misterioso Poder de Will

Acércate y agáchate, que te lo enseño…

Lejos de lo que amnesias, cometas y adolescentes elegidos para salvar el mundo puedan sugerir, el guión está a años luz de lo que se venía haciendo en consola por entonces. Destacan las relaciones entre los personajes centrales, Will y sus amigos, una colección de pinypones superentrañables que protagonizarán la mayoría de momentos emotivos del juego. El resultado es un gran cuento lleno de pequeños detalles, con épica a mansalva y unas cuantas dosis de ñoñerismo, para enternecer al personal (o desatascar sus tripas).

El avance por trama y localizaciones es totalmente lineal. La mayoría del tiempo, podremos movernos entre dos o tres (como mucho) sitios del “mapa” y no se nos permitirá revisitarlos salvo que la historia lo pida. Más allá de limitar nuestra libertad (que también), lo malo de este “sistema” es que dificulta la ya de por sí complicada tarea de coleccionar unas gemas que nos descubrirán (si juntamos todas) un pequeño secreto. Afortunadamente, este enigma es sólo un extra (imposible sin una guía y una alineación planetaria), así que os veis un video en el yutubes y a correr.

Will arrimando cebolleta

Como otros personajes ilustres, véase Bartolo o la pelirroja de American Pie, nuestro amigo Guillermín tiene una flauta y, además de tocar delicadas melodías (en ocasiones veo ocarinas), también la usa para otros menesteres. En este caso, no pesca ni se la mete por lugares húmedos y oscuros (que sepamos): los combates, simples y directos, se libran a flautazo limpio. Esto cuando manejamos al púber oxigenado, ya que también podremos cambiar de personaje jugable: primero a un espadachín místico con pelo Pantene (Freedan) y, más adelante, a una figura infinitamente más perturbadora (Shadow), capaz de licuarse  al más puro estilo T-1000 en Terminator 2. Los tres tienen movimientos básicos, que iremos ampliando con nuevos “Poderes Oscuros”, aptos para repartir hostias como panes pero también necesarios para superar algunos puntos del juego.

Freedan se peta a los bosses porque la tiene más larga

En lo técnico, el salto cualitativo es impresionante frente a sus contemporáneos del género, con personajes mierdúsculos que se movían en las direcciones básicas de la cruceta. Los sprites grandotes, detallados, bien animados y los amplios escenarios llenos de color de Illusion Of Time forman un conjunto que ha envejecido mucho mejor que la mayoría de exponentes poligonados de la siguiente generación. Un ejemplo del mimo puesto en este juego es el pelo de los personajes, que se mueve con el viento; detalle que sirve para darnos pistas en algunos momentos de la aventura.

Pero no solo molaba a nivel visual, la música también lo petaba muy pardamente en composición y sonido (supernesero). Al rejugarlo hace unos meses en zsnes, con mi parche en el ojo y mi pata de palo, me sorprendí tarareando todas sus melodías (hacía ya 10 años de mi última partida). En los efectos, poco que destacar, salvo ese taladrante “Dupdupdupdupdupdup” salido de las profundidades del averno. Muy típico de algunos JRPGs de los 90 y ampliamente utilizado en salas de tortura.

16 slots de inventario… quéjate ahora del peso en Fallout 3…

En conjunto, Illusion Of Time es un gran juego y una de esas piezas clave en la historia de las aventuras de acción y los RPG consoleros. Abrió camino a otros muchos títulos y arrojó luz al rincón oscuro que era el género. Aunque simplifica temas como subidas de niveles e interfaz o tenga un inventario más limitado que los bolsillos de Mario Vaquerizo, me pregunto cómo hubieran sido las cosas sin él.

Como míticos datos mierders de final de análisis (o lo que sea esto), comentar que el juego se  tituló Illusion of Gaia en USA y Soul Blader – Illusion of Gaia en Japón. Es parte de una saga cuyas entregas carecen de relación argumental directa (aunque tienen ciertos elementos comunes). La precuela, Soul Blazer / Blader, es una castaña como la copa de un pino que no aterrizó en territorio PAL. La secuela, Terranigma (Tenchi Souzou), tuvo un éxito que se caga la perra y unas notazas de escándalo, aunque para mí es un cartucho algo sobrevalorado.

A finales de los 90, ya para Playstation, un equipo formado por excomponentes de Quintet, desarrolló el que se considera la 4ª parte (no oficial) de la serie, titulado The Granstream Saga. Si no lo conoces, no lo mires ni de reojo no vaya a ser que se te pegue algo raro. Aunque eso ya es otra historia…

Algunas capturas de pantalla han sido arrampladas vilmente de drakenland, mundo retrogaming, yesteryear gaming y retrodiario.com (bueno, igual estoy citando alguna fuente de imágenes que no he usado, pero esto es Con Un Pad, no pidáis milagros…)

Anuncios

Acerca de notelies

Exinformático, economista, analista de procesos, marketer, social media something, samurai SAS, podcaster… Pixelado. Salto del traje y corbata a las vans y las camisetas de gatetes Jedi con habilidad asombrosa. Cinéfilo, melómano y gamer desde que tengo uso de razón.

4 pensamientos en “Illusión of Time: con flauta y a lo loco

  1. Bueno, realmente Terranigma no era una secuela del Illusion of Time, aunque fue tratada como tal por muchas revistas del sector en su tiempo al recoger en él su esencia. Por cierto, tal vez sean cosas mías, pero Illusion of Time me pareció un juego mucho más difícil en cuanto a sus jefes que cualquiera de sus contemporáneos. ¡Buen análisis!

    Un saludo.

    • Muchas gracias!
      La verdad es que aunque no estén conectados argumentalmente, sí que se consideran una saga a nivel internacional no? Creo que incluso tenía una coletilla “el cielo y la tierra” o algo así, en japonés.

      Hay un momento muy ñorder en Terranigma en el que se hace alusión al desarrollo del videojuego “Illusion of Time 2”.

      Sobre los bosses. Sí, eran bastante putetes, aunque creo recordar que todos tenían su truco y que la clave era una correcta elección del personaje. Y de esto me acuerdo porque las pasé putas con Will intentando matar a más de un bicho que sin Freedan era un suplicio.

  2. Pingback: Con Un Pad, el hermano videojueguil de Misteorias « MISTEORIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s